Las 29 cosas que Sudáfrica me ha enseñado en el tiempo que llevo aquí

  1. Las cosas no son como uno cree, nunca. Y mis costumbres son sólo eso. Mías.
  2. Me gusta hacer la compra.
  3. Y aún más hacer la lista.
  4. Mi casa es la mejor del mundo. Aunque el recibidor, el salón, el comedor, la cocina y el cuarto de la tele sean la misma habitación. Eso es así.
  5. Mi cuerpo es bonito, no una pequeña salchicha como siempre decía.
  6. El cuerpo de las mujeres de mi alrededor también lo es. Aunque sea radicalmente distinto al mío.
  7. Me encanta bailar Zumba en el gimnasio con mi profesora Lolly como si estuviera borracha de ilusión.
  8. Las personas que menos lo esperas son más listas de lo que pensabas.
  9. Soy una repostera impresionante (al menos de los postres que hago).
  10. Entiendo todos los acentos del inglés que me eches.
  11. Incluso si el que me habla es africano del interior con un acento sólo comparable al del vasco más cerrado.
  12. Me emociono cuando escucho, veo o siento cualquier cosa que me haga recordar mi casa, mi país y mi gente.
  13. Mi familia siempre ha sido la mejor. Pero ahora es la súper-mejor.
  14. No importa lo que esté haciendo, con quien esté o por qué lugar caminen mis pies. Me siento afortunada.
  15. Se conducir por el otro lado. Sin suponer un peligro para la humanidad.
  16. Soy capaz de poner 2 lavadoras, 3 lavavajillas, hacer verduras a la plancha y bailar la macarena al mismo tiempo.
  17. Y no se me va la luz.
  18. Tener amistades de 5 razas diferentes es realmente interesante.
  19. Si sabes hacer paella eres Dios.
  20. Ya no me doy cuenta de que llevo toda la mañana hablando en un idioma que no es el mío.
  21. Vivir con quien quieres es la mejor experiencia del mundo.
  22. Dormir, desayunar, recoger, descubrir y reír con quien quieres también lo es.
  23. No olvidemos triunfar y ser derrotado al Monopoly.
  24. Un italiano es como el vecino del 2º derecha. En la otra punta del mundo la distancia Italia-España es como subir cuatro escaleras.
  25. Lo mismo digo de cualquier país hispanohablante.
  26. Y de cualquier europeo.
  27. Te conviertes en un experto del tipo de cambio.
  28. Mezclas idiomas con la mima facilidad que aliñas una ensalada.
  29. De pronto te sientes orgulloso de lo que eres, de dónde estás y de la decisión que un día tomaste.
Anuncios