Ciudad del Cabo: la ciudad del sol

La ciudad del sol. Probablemente ni sea la ciudad con el sol más brillante del globo; ni siquiera la de Sudáfrica. No obstante, lo que más ha quedado grabado en mi memoria es precisamente eso: el sol.

Ciudad del Cabo (o Cape Town), la segunda ciudad más poblada de este país y capital legislativa del mismo, se encuentra situada en la provincia Occidental del Cabo. Con una localización privilegiada es el destino favorito de los turistas, nacionales o extranjeros, de Sudáfrica, debido a sus playas, su gente y el radiante sol que la ilumina (salvo cuando desgraciadamente te toca temporada de vientos, momento en el que ya puedes agarrarte bien porque sopla de lo lindo).

Esta ciudad fue mi primer destino cuando vine a este país y, la verdad, es que es el mejor comienzo que podría haber hecho.  Me dejó maravillada, mientras la visitaba y tras haberlo hecho al poder establecer una comparación respecto del resto de las ciudades que actualmente conozco.

Creo que todos y cada uno de vosotros puede conocer la historia de esta increíble ciudad por su cuenta, por lo que, por ahora, sólo quiero contaros qué hizo que esta ciudad se quedara grabada en mi memoria.

  1. Sus calles: ¡se puede andar!

Si habéis vivido en Johannesburgo o, seguramente, en muchas otras ciudades en las que andar por las calles sea un privilegio, podréis entenderme.

Para los que no hayáis conocido nunca Johannesburgo, he de deciros que es un lugar sorprendente. Para la entrada de hoy únicamente deciros que, en primer lugar, prácticamente ningún extranjero vive allí, en lo que aquí llamamos el CBD (Central Business District), ya que esta zona, tras la abolición del apartheid se fue deteriorando, siendo hogar actualmente de aquellas personas con un poder adquisitivo nulo o escaso. Por esta razón, todos aquellos que en su momento residían en esta zona, así como la mayor parte de las empresas allí localizadas se trasladaron a Sandton, un lugar donde por aquel entonces no existía nada (y cuando digo nada digo absolutamente nada) pero donde, hoy en día, se ha creado una zona metropolitana en la que tienen su sede muchísimas empresas así como donde residen un grandísimo número de personas.

Os preguntaréis a qué viene todo esto y qué tiene que ver esta historia con Ciudad del Cabo, tema de la entrada de hoy. Pues bien, debido a esta creación acelerada de una nueva área metropolitana, Sandton se creó con una gran peculiaridad: no existen las aceras; mejor dicho, existen (escasísimas) pero nadie las utiliza para caminar.

Esta fue una de las primeras cosas que, tras conocer Johannesburgo (o Sandton mejor dicho) más me impresionó. Valoré entonces lo maravilloso que resultaba poder caminar tranquilamente y sin mayor peligro por las calles de Ciudad del Cabo; por un lado, el simple hecho de caminar por las ellas me resultaba increíble; por otro, la propia ciudad, sus mercados, sus colores, sus playas, sus infinitos cafés y restaurantes en plena calle, sus atardeceres, sus calles, todas ellas con edificios de diferentes épocas, materiales o estilos…

Resulta difícil explicar lo que se siente pudiendo hacer lo más simple y sencillo del mundo. Caminar.

  1. El sol: tiene otro color

Si ya de por sí, el sol en África ilumina con otro color, en Ciudad del Cabo esta luz es indescriptible.

Si tuviera que quedarme con una imagen, realmente no podría. Si tuviera que optar por un atardecer, sería imposible. Sólo os recomiendo que, si alguna vez se os presenta la oportunidad de volar hasta Sudáfrica, no dejéis de visitar Ciudad del Cabo, los alrededores y sus maravillosos atardeceres. Muizenberg. Camps Bay. Strand Dune Park. Constantia.

Os recomiendo alquilar un coche (si es que no habéis viajado con el propio) y recorrer la costa de la zona. Bajaos en los lugares que os llamen la atención. No importa si son conocidos o no. Ninguna guía turística del mundo puede indicaros todos los lugares increíbles y paisajes que quitan el hipo y que existen aquí.

  1. Ciudad del Cabo: la Sudáfrica turística por excelencia

Podría parecer una obviedad. Pero no lo es. Ciudad del Cabo es la ciudad más visitada por nacionales y extranjeros de todo el país. No es de extrañar si atendemos a su cálido clima mediterráneo y su geografía: grandes playas de arena blanca y montañas.

Una de las principales atracciones turísticas es Table Mountain, una especie de montaña-meseta que se encuentra en la costa, la cual no es sino una de las siete maravillas naturales del mundo. Debido a su situación geográfica, desde la cima las vistas son impresionantes: Lion’s Head al oeste, el Pico del Diablo al este y la extensión de Ciudad del Cabo a tus pies.

En nuestro caso, para visitar Table Mountain, optamos por hacer el red tour, un tour por Ciudad del Cabo en el clásico típico autobús rojo. Realmente creo que fue una idea estupenda puesto que, no sólo vimos esta montaña sino que el paseo hasta llegar a ella fue una maravilla: el centro de Ciudad del Cabo, muchas de sus playas y el completo ascenso hasta Table Mountain (a la cual terminas de acceder en el teleférico preparado para ello).

Sin embargo, pese a que Table Mountain probablemente sea  la primera imagen que veáis si tecleáis Cape Town en el buscador de Google, Ciudad del Cabo encierra muchas otras cosas merecedoras de ver.

¿Alguno de vosotros a nadado con tiburones? Yo sí. Bueno… a medias. En la costa de esta región, abundan los tiburones blancos, por lo que, uno de los días que pasamos allí, optamos por comprar uno de estos cupones que se ofertan en las páginas de descuentos con el que podíamos embarcar en un pequeño barquito que nos llevaría a una isla alrededor de la cual había tiburones. Ni deciros que, efectivamente, todos los que, a diferencia de mi, no se marearon estrepitosamente, pudieron entrar en aquella jaula que se sumergía en las aguas donde habitaban tiburones blancos de muy diversos tamaños.

A pesar de todo, si sois de aquellas personas que se marean nada más poner un pie en un barco, la experiencia de los tiburones también puede ser para vosotros. Muizenberg es la zona costera por excelencia preferida por los amantes del surf donde (otra vez), si como yo, no sois muy duchos en la materia, podéis disfrutar de las maravillosas playas y de una buena sesión de sol. Llegados a esta playa nos fijamos en un cartel que rezaba (en inglés, evidentemente) que había tiburones en a zona. Yo me lo tomé un poco a guasa pero, poco después de salir de agua, empezó a sonar una sirena bastante atronadora e, inemdiatamente, todo el mundo salió apresurado del agua. No sabíamos lo que pasaba, ya que la sirena no dejaba de sonar y un helicóptero (sí, sí, un helicóptero) sobrevolaba la playa. Queridos amigos, no subestiméis las señales que auguran tiburones. Aquella vez, aparecieron y todo parecía digno de la película Tiburón.

Los tiburones no son el único animal que podréis ver aquí. Boulders Beach forma parte del Parque Nacional Table Mountain donde pueden verse (pagando, como podréis imaginaros, una entrada por poco dinero) pingüinos. Yo no estuve, ya que hay tantísimas cosas por ver en Ciudad del Cabo que, finalmente, uno tiene que optar.

Así y todo, el turismo en Ciudad del Cabo es tal, que los nativos de esta ciudad están totalmente acostumbrados a tratar con gente de muchísimas nacionalidades (eso sí, siempre os encontraréis con el o la pesada de turno, como en todas partes).

  1. La ruta del vino

Sudáfrica es famosa por sus vinos y, en especial, la provincia Occidental del Cabo. Blancos, tintos, rosados. Dulces, ácidos, afrutados, secos, de aguja. Probadlos, apuntaos a una excursión por diferentes bodegas o haced vuestra propia ruta del vino.

Nosotros tuvimos la suerte de encontrarnos de casualidad un lugar cerca de unas viñas donde se organizaba un festival del vino. Allí había un stand de cada bodega donde podías degustar todo tipo de vinos así como otros puestos de restaurantes y tiendas de delicatesen donde comprar algo de comida y hacer un picnic.

Podría seguir escribiendo ya que tengo mil cosas que contar, recomendar y recordar. No obstante no quiero aburrir a nadie. Viajad y vedlo con vuestros propios ojos. Dejaos conquistar por esta increíble ciudad.

Anuncios